Filtra Por

Precio

Areas

  • Todos los productos con areas Ciencias Naturales

Huertos escolares

Nuestros huertos escolares infantiles son la solución idónea para poseer un espacio natural en la propia clase, donde los alumnos podrán cultivar diversas especies vegetales beneficiándose de las grandes virtudes didácticas de esta actividad. Para una escuela, un colegio y, en general, para cualquier centro educativo que imparta Educación Infantil y/o Primaria, contar con un huerto vertical significa disponer de un recurso didáctico de primer orden. Un huerto escolar es una gran herramienta educativa, que permite mejorar la calidad de la enseñanza, al emplear una pedagogía más práctica y dinámica, y desarrollar las capacidades de los alumnos. Conoce sus beneficios

HUERTOS DIDÁCTICOS ESCOLARES: BENEFICIOS EN LA EDUCACIÓN

El huerto educativo es un instrumento interdisciplinar o transversal que interrelaciona conceptos de diferentes asignaturas y materias del curso, combinando conocimientos teóricos y prácticos y pone en evidencia el conocido aforismo “hago y entiendo”.

Para empezar, trabajar en el huerto, favorece que el niño comprenda mejor su entorno, las estaciones, y como afectan los fenómenos meteorológicos al medio natural. También facilita la socialización, el trabajo en equipo y la organización y fomenta la observación, la curiosidad, la resolución de problemas, el respeto, la paciencia y la implicación.

Ayuda a adquirir nociones de ciencias naturales, biología y botánica, mejorando la comprensión de fenómenos como la fotosíntesis, el funcionamiento de los ecosistemas o la fisiología de las plantas. Hace patente la importancia del agua para la vida.

También ayuda a adquirir nociones y principios de ciencias sociales, como el funcionamiento del sistema alimentario, el origen e historia de los cultivos, la procedencia y calidad de los alimentos, la agricultura y las formas de cultivo.

Incluso propicia el trabajo de contenidos y herramientas de matemáticas, por ejemplo, cálculo de pesos y cantidades cosechadas por superficie cultivada o representaciones gráficas de crecimiento o producción frente a tiempo o condiciones del medio.

MÁS CÓMODO QUE UN HUERTO CLÁSICO

Disponer de un lugar, dentro del centro educativo, donde los alumnos puedan cultivar hierbas aromáticas, frutos, hortalizas y estar en contacto con la naturaleza es muy útil, especialmente para los colegios de las grandes ciudades.

Sin embargo, un huerto clásico, requiere un espacio del que a veces carecen los colegios, especialmente los urbanos, por no hablar de los medios materiales y humanos necesarios para mantenerlo en uso, lo cual complica mucho su puesta en marcha.

Los huertos verticales, como los que presentamos en este apartado, tienen todas las ventajas pedagógicas de los huertos tradicionales y, a la vez, carecen de sus inconvenientes.

No ocupan espacio: Los huertos verticales apenas requieren espacio, de modo que pueden tenerse en el aula sin que ello suponga una molestia.

Fáciles de usar: Solamente necesitan una fuente de luz natural y un enchufe cercanos.

Preparados para empezar: Se envían con todo lo necesario para comenzar a utilizarlos: sustrato, semillas y nutrientes, así como una guía de uso.

Fácil mantenimiento: Su cuidado es muy sencillo, disponiendo de un sistema de riego automatizado y su propio depósito de agua, de manera que las plantas no requieren atención durante los periodos en los que el centro está vacío.

Facilita la organización: Cada aula puede tener su propio huerto del que encargarse lo que elimina los desplazamientos de los alumnos y las consiguientes pérdidas de tiempo a la vez que facilita la organización de grupos permanentes de trabajo y el desarrollo de proyectos durante todo el curso.

Idioma

Menú

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse